martes, 30 de diciembre de 2008

Aquel de quien emana la grandeza y cuya muerte no puede ser causada por el hombre

Hay que tocar música y hay que ser activo. Hay que hacer algo contra el sistema. Si no te gusta, haz algo. En Inglaterra, por ejemplo, la sociedad ha llegado a un punto donde la música puede ser un instrumento de placer. Allí pueden hablar de amor, de las chicas con las que se acuestan. Pero en mi sociedad no hay placer, sólo el esfuerzo diario de la gente para existir. El arte debe hablar de tu estado de desarrollo o de subdesarrollo. O sea que, para África, la música no puede ser un placer; debe hablar de revolución.


Quiero usar la música como un arma… Y, ¿qué mejor arma puede haber que la música? El estilo musical de Fela al igual que el de cualquier gran creador, es personal y fresco, habla sin tapujos de las situaciones que le rodean, no usa artificios ni cortinas de humo para transmitir mensajes, él es un gran hombre negro harto de tanta injusticia y ha decidido levantarse y gritarle al mundo: ¡Aquí estoy yo! I´m an Africa man original.

Para transmitir su mensaje, Kuti necesitaba una música fuerte y poderosa, enérgica y directa, pero a la vez envolvente y dinámica, que no permitiese a un solo hombre bajar los brazos, ese cóctel increíble lo consigue con lo que pasaría a denominarse Afrobeat: un ritmo diabólico que encarna todo lo más puro de la música africana y por supuesto del funky, del blues, del soul, del jazz, del reggae y del hip hop. Todos esos estilos musicales tienen sus raíces más puras en África, en la tierra del sufrimiento y esclavitud de la raza negra. Allí donde todo ha sido robado, siempre sobrevive la integridad y con ella la música, la música más honesta y original. Es por esto que si cogiésemos los desarrollos históricos de las músicas negras americanas y de las músicas africanas y las colocásemos en dos vías de tren paralelas, la africana siempre iría una estación por delante con la única diferencia de que en cada parada, la americana sería recibida con flashes y micrófonos y a la africana sólo le esperarían almas deseosas de ahogar su sufrimiento con notas y ritmos musicales. Hay quien ha dicho que Fela Kuti era como el James Brown africano, aunque sería más justo decir todo lo contrario.


En 1938 nace en Abeokuta (Nigeria), Hildegart Ransome, este fue el nombre que le pusieron entre su madre, Funmilayo Ransome-Kuti, activista del feminismo y del movimiento anti-colonialista, su padre, Israel Oludoton Ransome-Kuti, primer presidente de la Unión de maestros nigerianos y pianista de enorme talento, y un misionero alemán. En cuanto tomó conciencia de su raza se cambió el nombre por el de Fela (aquel de quien emana la grandeza) Anikulapo (aquel que transporta la muerte en su carcaj) Kuti (aquel cuya muerte no puede ser causada por el hombre).

Con veinte años Fela se muda a Londres con la idea de estudiar medicina pero ingresa en el Trinity College of Music y allí funda Koola Lobitos, donde ya comienza a desarrollar su particular visión musical, para regresar seis años más tarde a su tierra natal. Un hecho importante en la vida de Kuti es su viaje a los Estados Unidos en un año clave, 1969, allí conoce el movimiento del Poder Negro y el Partido de los Panteras Negras, rebautizando su banda como Nigeria ´70. Debido a su fuerte activismo político Fela es deportado por el gobierno. Al llegar de nuevo a Nigeria cambia el nombre de su banda por el de África ´70. Pero él ya había vuelto al continente africano con unas ideas claras, tanto es así que funda Kalakuta Republic, una especie de productora musical cooperativa, en una finca de su propiedad, en donde había construído su casa, un estudio, un centro de actividades anticolonialistas y una clínica de acceso gratuito. Por aquel entonces había decidido cantar en inglés con el fin de que la nación africana pudiese entender mejor su mensaje político.


Entre 1971 y 1976 ya había grabado 23 discos oficiales, lo que le hizo muy popular provocando persecuciones oficiales y múltiples detenciones, en 1974 lo intentaron involucrar en un asunto de posesión de marihuana, Fela consiguió salir de prisión entregando a la policía las heces de otro preso que no había consumido drogas. Una vez libre editó el disco Expensive Shit. Sin embargo, los múltiples ataques contra Fela Kuti alcanzan su punto más álgido el 18 de Febrero de 1977, después de haber publicado uno de sus discos más exitosos, Zombie, donde atacaba descaradamente a los militares africanos. El gobierno celebraba un festival de arte negro, pero Fela organizó el suyo propio en el barrio pobre, donde se burlaba del gobierno, casi todos los músicos acudieron al festival de Fela, fue un duro golpe al gobierno; el general Obasanjo, jefe de la junta militar nigeriana ordena un ataque directo a Kalakuta, ese día mil soldados quemaron y destruyeron todo lo que encontraron a su paso perdiéndose muchos originales de música inédita y lo que es peor, violando y torturando a todos sus ocupantes, a Fela le rompieron las manos y a su madre de 77 años, en silla de ruedas, la lanzaron a través de la ventana de un segundo piso provocándole la muerte a los pocos días. Inspirándose en este hecho Fela compuso Sorrow, tears and blood y Unknown soldier (la investigación oficial determinó que Fela era un delincuente y que su club había sido incendiado por “soldados desconocidos”). Al año siguiente en conmemoración de este ataque se casó con 27 mujeres y ya en la década de los 80 rebautizó su banda como Egypt ´80. Intentó en dos ocasiones presentarse a presidente de Nigeria a través de su partido político Movimiento del pueblo que proclamaba una África socialista y libre. Esto le supuso más persecuciones y detenciones y en 1985 después de pasar 20 meses en prisión se divorciaría de 20 de sus mujeres. El 2 de agosto de 1997 murió de Sida, enfermedad que se negó a reconocer.


La vida de Fela Kuti está tan llena de anécdotas que se hace muy ardua la tarea de reducir en este espacio todo cuanto le sucedió: sus mujeres trataron de asesinarle en varias ocasiones, tuvo que declarar 356 veces frente a un tribunal de justicia; su carrera musical se compone de 77 discos, en los que toca el saxofón, los teclados, trompetas, flautas, guitarras e instrumentos de percusión diversos; sus temas son muy extensos, superando con facilidad la media hora; en sus conciertos llegaba a aparecer con bandas de hasta cuarenta personas, entre músicos, bailarinas, coristas…y su duración era maratoniana (¡hasta 8 horas!); en escenario se vestía con un slip y con todo su cuerpo cubierto de pinturas de guerra; creó su propia religión llamada Blackism; hacía matar gallinas en habitaciones de hotel, recibía a la gente sentado en la taza del váter…

Sólo se le pudo ver en España una vez, fue en la Discoteca Otto Zutz, en Barcelona, el 3 de diciembre de 1986 y con una banda de 18 miembros. Tocó sin parar durante 3 horas, según una crónica del crítico Carlos Núñez, en la sala no cabía ni un alfiler, tanto era así que muchos tuvieron que escuchar el concierto desde la calle.

Actualmente se están reeditando buena parte de sus discos, por ello resulta más fácil acercarse a su extensa carrera musical, un buen ejemplo puede ser Gentelman (75), Confusion (75), Expensive Shit (75), Zombie (76), Unknown Soldier (79) y para aquellos que disfrutan de las imágenes, existe un DVD grabado en Lagos en 1982 donde se ve parte de un concierto en la discoteca Shrine, entrevistas personales y retazos de su vida en la República de Kalakuta, Music is the weapon.


Fela Anikulapo Kuti, un perseguidor perseguido que se burló de sus opresores.

8 comentarios:

Fuji dijo...

alucinante. non o coñecía pero prometo duas cousas. unha escoitar algo da súa música e duas a proxima vez que decida queixarme diante dunhas cañas pensar neste artigo..
a música non é un arma, a música é a arma...
fundamos os tanques para facer trombóns...son moito máis potentes

Aurora dijo...

Buen año entrante, GranKhan!

Una de estas dos que pones me acompaña algunos dias en el trabajo..y entiendo por qué duraban tanto los conciertos..si sumamos estas 3 canciones...ya nos dan una cantidad suculenta de minutos.. ;)

Acabo de enterarme del fallecimiento de Miriam Makeba el mes pasado, la mamá de Africa, activista contra el racismo desde muy joven, la música también sirve para hacernos llegar historias de cualquier tipo, y ambos supieron dirigirla de la mejor forma.

Hoy bailemos y pidamos un mejor 2009!
;) un bico

orso dijo...

Una de esas vidas desproporcionadas que causan envidia. Seguramente Fela sea uno de esos elegidos que nos sirven de referente para no sucumbir a la monotonía de lo cotidiano.
Buen año y salud.

Klaus Martin llega a casa por navidad dijo...

Buá....pero como le tiran a la abuela por la ventana...tremenda estampa... eso sí, parece ser que no estaba callado en todo el puto día...le iba la caña xD.

Por cierto, la gente flipando porque tocó 8 horas seguidas.....bá.... no vieron tocar 24 a la Olympus...

xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD


Feliz año meu

Klaus Martin a base de Puré de Verduras tras las navidades.... dijo...

Tíoooooooooooo, vino un compi de Bacelona y me pasó bastantes discos (interesantísimos) y a ver si antes de que marche el día 9 de este mes me rule algo de todo lo q tiene en el portátil.
Me pasó un par de discos en el pen, y uno de ellos, así africanos...escuchando escuchando..dije, este a ver si va ser el que tenía Khan en el blog....pues si!
Fela Kuti and The Africans 70 en directo, impresionante! Buenos arreglos, jazz entendible...incluso recalcando bien las partes...un toque comercial cojonudo..y aún por encima el Fela Kuti tocando el saxo a dios!, tremendo!!, un acierto y una casualidad! jajaja, lo llevo este día de reyes en el mp4 y lo vuelvo a escuchar camino al Casino de Monforte con la Orquesta.

SALUDOS

CHEMA dijo...

Peaso de post te marcastes a maior jloria de Fela, eu teño oido falar moito del na Rockdelux pero de música africana non controlo nada. Sempre hai cousas q descubrir e q apreciar, e a música dun ser tan bestial como este ten ser unha desas cousas.
Boa entrada no ano e abrasos.

Bruxo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bruxo dijo...

Casualidades...
http://www.elmundo.es/elmundo/2009/01/15/rockandblog/1231987214.html